Esto es… ¿bueno?

Los satélites operados por la NASA y la Agencia Espacial Europea han visto “disminuciones significativas” en el dióxido de nitrógeno tóxico sobre China, las cuales están “al menos en parte relacionadas con la desaceleración económica tras el brote de coronavirus”, según un comunicado de prensa publicado por la NASA. El dióxido de nitrógeno es el gas que sale de los automóviles, las fábricas y las centrales eléctricas, y se sabe que causa problemas respiratorios y otros efectos negativos para la salud.

Quizás no lo sabías, pero es cierto: el problema de la contaminación del aire en China es tan grave que se puede ver desde el espacio. En ocasiones previas los científicos han considerado a su capital, Pekín, como un lugar “inhabitable para los seres humanos” debido a la mala calidad del aire, y la capa de smog habitual de China (un subproducto de la quema de grandes cantidades de combustible y carbón) es tan espesa y penetrante que opaca las puestas de sol y mata a miles de personas cada año.

Los científicos de la NASA dijeron que la disminución del dióxico de nitrógeno se hizo evidente por primera vez sobre Wuhan, el epicentro del brote, pero desde entonces se ha extendido a otras áreas del país. Las imágenes satelitales de antes y después muestran cómo el nivel de dióxido de nitrógeno se redujo precipitadamente el mes pasado en comparación con principios de enero, antes de que millones de personas fueran puestas en toque de queda.

“Esta es la primera vez que veo una caída tan dramática en un área tan amplia por un evento específico”, dijo Fei Liu, investigadora de calidad del aire en el Centro de vuelo espacial Goddard de la NASA, en un comunicado.

Dado que muchas empresas chinas cierran para las celebraciones del Año Nuevo Lunar, los científicos generalmente ven disminuir la contaminación en el país en esta época del año. Sin embargo, las tasas de este año están entre 10% y 30% más bajas que el promedio, en comparación con mediciones similares tomadas entre 2005 y 2019.

“Este año, la tasa de reducción es más significativa que en años anteriores y ha durado más”, continuó Liu. “No me sorprende, debido a que muchas ciudades de todo el país han tomado medidas para minimizar la propagación del virus”.

Si bien la noticia de que un país ha reducido sus tasas de contaminación suele ser algo para celebrar, esto definitivamente produce sensaciones mixtas. Como algo bueno que sucede en medio de algo terrible, por así decirlo.

Hasta la fecha, el brote de coronavirus se ha extendido a 58 países con casi 90.000 casos registrados. La enfermedad respiratoria ha sido responsable de más de 2.800 muertes en China y otras 104 en el resto del mundo, incluyendo una en Estados Unidos, la primera del país, registrada a principios de este fin de semana.

Fuente y créditos: Gizmodo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

Por qué es tan importante la audiencia contra García Luna en EE.UU. y qué implicaciones tiene para el expresidente Felipe Calderón

Durante la audiencia ante el juez, el exsecretario de Seguridad Pública de México se decla…