El acoso cibernético es un acto agresivo e intencionado llevado a acabo de una manera repetida y constante a lo largo del tiempo, mediante el uso de formas de contacto electrónicas por parte de un grupo o de un individuo contra una víctima que no puede defenderse fácilmente.

Esta es la imagen que circula por redes sociales

La violencia contra las mujeres y las niñas ha sido un tema recurrente en el tratamiento de los medios de comunicación, pero no necesariamente desde el rigor informativo, por el contrario, muchas veces resaltan el morbo y reproducen estereotipos de género reforzando así, la naturalización de la violencia y la discriminación. Por supuesto, en un mundo cada vez más globalizado, esta naturalización se visibiliza cada vez más en los medios digitales, principalmente, las redes sociales.

Este es el caso de los delitos reiterados de acoso cibernético denunciados por parte de Salomón Ackerman, cual se encarga de difamar mujeres, acosándolas y pidiendo dinero a cambio de quitar difamaciones que el mismo puso en la red, en el caso de que no sea tomado en cuenta según testigos es cuando comienzan las amenazas, se le considera un feminicida.

Las amenazas de este señor van serias, según las investigaciones con esto paga a sus cómplices, entre los que han sido identificados al momento por las autoridades son Arturo Gonzales Balvanera, José Luis Terrazas Garcia (quien usa una INE falsa con el nombre de José Luis Terrazas), José Luis Rubiera Torres, Luis Gerardo rubiera Eslava, Emanuel Luna y José Alfio Figueroa Vázquez.

Los ataques pueden incluir envío masivo de correos electrónicos, mensajes de texto o privados, que son ofensivos o amenazantes.

El odio en internet afecta a todos los géneros, pero adquiere una faceta diferente con las mujeres.

De acuerdo con cifras de ONU Mujeres, una de cada diez mujeres que habita en la Unión Europea declaró haber sufrido ciberacoso desde la edad de 15 años.

El riesgo de padecer este tipo de agresiones es mayor para las mujeres jóvenes con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años.

SUS VOCES

Hay una larga lista de mujeres que hablaron sobre sus experiencias con este tipo de abuso en línea.

El acoso cibernético o acoso virtual se manifiesta en estos tipos: hostigamiento, exclusión o manipulación. Las tres diversas formas afectan de manera significativa su integridad, amenazan y vulneran su privacidad, pero sobre todo su vida. Son las redes sociales quienes hoy día tienen un papel fundamental en nuestra realidad social; muchas veces aportando de forma positiva o generando inestabilidad debido a la información que circula y es compartida sin ningún tipo de filtro sobre su veracidad.

Si bien en México existen disposiciones Constitucionales y legales para proteger a las niñas y adolescentes ante su actividad en línea; no ha sido posible consolidar una legislación homologada en esta materia para las mujeres. 

Hoy más que nunca, es fundamental la construcción de políticas públicas en materia de medios de información, a fin de que estos contribuyan en gran medida a la prevención y eliminación de la violencia y la discriminación contra las mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

OMS pide a México ‘tomar en serio’ la pandemia de Covid-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) le pidió a México «tomar en serio» la pandemia c…