Pemex puede aprovechar los bajos precios actuales y el hecho de que la empresa petrolera pierde considerables sumas al refinar crudo.

Petróleos Mexicanos (Pemex) debe reducir considerablemente la actividad de refinación e importar más gasolinas, advirtió el grupo financiero BBVA.

El objetivo de esta alternativa es aprovechar los bajos precios actuales y el hecho de que la empresa petrolera pierde considerables sumas al refinar crudo, comentó el economista en jefe para México de la institución bancaria, Carlos Serrano.

Para el analista, el gobierno debe suspender la construcción de proyectos de inversión no rentables, como la refinería de Dos Bocas, el Tren Maya y el Aeropuerto de Santa Lucía para reasignar su presupuesto a la adquisición de materiales y provisión de servicios médicos y más adelante mejorar la infraestructura sanitaria.

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador tiene como política la soberanía energética de combustibles.  Para alcanzarla, planea la rehabilitación de las seis refinerías existentes y la construcción de una más en Dos Bocas para abatir la importación de gasolina y diésel, que hoy representa 60% de la demanda nacional.

El pasado 18 marzo, el CEO de Pemex, Octavio Romero Oropeza, comentó que en 2019 arrancó un “inaplazable” programa de rehabilitación de los complejos refinadores para aumentar la producción de combustibles y así alcanzar el objetivo de autosuficiencia energética nacional.

Al concluir este programa, dijo el ingeniero agrónomo y cabeza de la empresa petrolera, el país incrementará su capacidad de proceso en casi medio millón de barriles diarios, que permitirá al Sistema Nacional de Refinación (SNR) procesar 1.13 millones de barriles diarios, y con Dos Bocas subirá a 1.43 millones en 2023.

Durante el cuarto trimestre de 2019, el margen variable del SNR fue negativo y promedio 2.64 dólares por barril En dicho periodo, Pemex produjo 181,000 barriles diarios de gasolina y 118,000 de diésel.

Las refinerías en Europa y Estados Unidos Están reduciendo drásticamente sus tasas de funcionamiento y contemplando reducciones adicionales.

“Los márgenes se erosionan debido al colapso de la demanda de combustible en todo el mundo”, comentó el jefe de mercados de petróleo de la firma Rystad Energy, Bjornar Tonhaugen.

Ante la caída de los precios internacionales de crudo por la pandemia de coronavirus covid-19, todas las empresas petroleras se verán afectadas ,incluso algunas desaparecerán, y Pemex no escapará a esta realidad.

“Sus pérdidas serán mucho mayores a las observadas en los últimos años”, agregó Serrano.

Fuente y créditos: Forbes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

Ganó Biden

Biden gana la presidencia y pone fin a cuatro años turbulentos de Trump Joseph R. Biden Jr…