En Monterrey Nuevo León, una mujer que fingió haber sido secuestrada junto con su hijo de seis meses fue condenada a cuatro años de prisión y 200 jornadas de trabajo comunitario.

La mujer hizo creer a su esposo que estaba secuestrada y por su rescate pedía 250 mil pesos.

Samantha, de 28 años, le hizo creer a su esposo que estaba secuestrada junto con el bebé.

El esposo recibió mensajes de textos y audios para exigirle los 250 mil pesos, a cambio de la liberación de la mujer y su hijo, sino iban a vender los órganos de ambos.

El hombre denunció y la Fiscalía Especializada Antisecuestros descubrió que la mujer y el menor no estaban secuestrados.

Por ello, un juez dictó 200 jornadas de trabajo comunitario, reparación de daños psicológicos a su ahora exesposo y 4 años de prisión. Aunque por no ser delito grave, alcanza el beneficio de condena condicional para conmutar su pena. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar...

Engañan al presidente Trump con títulos falsos

Sí, el de Soñadoras, Eduardo Verástegui. Chance no te acuerdes muy bien, pero este ac…